jueves, 29 de junio de 2017

Premio OROLA: ANTOLOGÍA 2016: MESÍAS AUTONÓMICOS (DESFACIENDO ESPAÑAS)

Premio OROLA de VIVENCIAS: ANTOLOGÍA 2016: MESÍAS AUTONÓMICOS (DESFACIENDO ES...: MESÍAS AUTONÓMICOS («DESFACIENDO ESPAÑAS») Estaba allí, en lo alto, mientras que el gentío se agrupaba a su alrededor. Su cara son...

Leer más...

domingo, 4 de junio de 2017

EL FINAL DEL CAMINO (microrrelato)

Ahora que ya he muerto nadie me acaricia Se acercan un poco a mi frío cuerpo, como con miedo; musitan algún tipo de oración que no entiendo; observan de reojo el ataúd brillante sin atreverse a mirarme fijamente a los ojos; hacen como que se apenan durante unos segundos, y después se consuelan unos a otros con besos y palmaditas en la espalda, antes de volver a conversar sobre el tiempo o sobre cualquier otro intrascendente asunto que a mí ya no me interesa, pues lo único que me preocupa ahora, es cuando llegue ese momento en el que las agujas marquen en el reloj las cinco en punto de la tarde, la hora prevista para mi entierro, porque no sé si soportaré bien dormir sola todas las noches bajo la tierra.
Del libro. "El Último Destino" -Autor :Antonio Blázquez-Madrid


Leer más...

sábado, 8 de abril de 2017

LITERANIA 2017 - Allí nos vemos

Leer más...

domingo, 5 de marzo de 2017

ESTOY MUY HARTO

ESTOY MUY HARTO
Siento impotencia, estoy harto,
harto de políticos corruptos y de bancos,
de ladrones con traje, corbata y guante blanco,
de recortes, rescates y de embargos.
De dictaduras teñidas de democracia,
rojas antes, luego azules y a saber mañana.
Pero hay cosas que detesto y que no cambian:
Que un concejal de festejos cobre más que un maestro,
que un catedrático de universidad, o que un médico,
o que nuestro sueldo no llegue a los mil euros
y el de un Diputado no baje de tres mil quinientos.
Harto de pagarles viajes, chóferes, cenas
en restaurantes de gran lujo y etiqueta,
y tú, mientras tanto, comiéndote la mierda
Harto de coronas, de príncipes ladrones y princesas,
y de reyes que acaparan maldades inconfesas
Me da rabia que la gente se mueva por otras cosas:
por el Madrid, por el Barsa, por la Eurocopa.
Con el futbol nos engañan y nos ciegan con la Roja.
Estoy harto de escuchar que tres carreras ya no bastan,
y comprobar que hoy en día se premia la ignorancia
Cansado de Paquirrines, de Belenes y Pantojas.
Empachado de tragar tanta salsa rosa.
Fulanas, chorizos, yonquis, imbéciles e idiotas
de pronto se convierten en gente famosa,
y muchos, lamentablemente, los admiran y les adoran.
En fin, estoy harto de que los puños
siempre ganen a las palabras..
Estoy harto, muy harto.
Leer más...

sábado, 25 de febrero de 2017

Inocentones e Hijos Puta

Leer más...

sábado, 11 de febrero de 2017

El Último Destino

En este libro de cuentos se relatan diversas historias donde el destino es el verdadero protagonista en cada una de ellas. Un destino que ninguno de los personajes puede cambiar. Nada de lo que acontece tiene la fuerza suficiente para torcer aquello que, fatalmente, está vaticinado.


Leer más...

El mejor regalo para San Valentin

Leer más...

lunes, 6 de febrero de 2017

Jóvenes indolentes, consumistas elegantes

Leer más...

miércoles, 1 de febrero de 2017

El éxito de los imbéciles

Leer más...

domingo, 15 de enero de 2017

Te quieren robar la vida

Leer más...

martes, 3 de enero de 2017

¿Qué barbaridad cometeremos en 2017?

Leer más...

viernes, 16 de diciembre de 2016

lunes, 16 de mayo de 2016

MALDITOS MISERABLES


MALDITOS MISERABLES

No lloréis por mí
Cuando al fin muera
De hambre y de tristeza,
Porque aguantaré bien
Bajo el frío de la tierra.
Llorad por vosotros, ¡miserables!,
Hipócritas politiquillos de mierda
Que, sin importaros un carajo,
Creáis dolor y miseria.
No lloréis por mí
Cuando al fin desaparezca,
Porque permaneceré vivo,
Recordado y querido
Entre esos que me aprecian.
Llorad por vosotros, ¡malditos!,
Políticos sin conciencia
Que usurpáis el poder
Jodiendo a la gente buena.
Cuando enterrado esté
Bajo el peso de la tierra,
Os seguiré recordando
Miserables perros de guerra,
Y desde el más allá
os enviaré
mi maldición eterna.
Entretanto,
Mi desprecio,
Mi odio para vosotros,
Malditos generadores
De sufrimientos y penas.
                                A. Blázquez-Madrid (Mayo2016)
Leer más...

miércoles, 27 de abril de 2016

Cambiar el mundo, Sancho

Leer más...

jueves, 24 de diciembre de 2015

domingo, 20 de diciembre de 2015

Por Joaquín Sabina

Leer más...

sábado, 24 de octubre de 2015

"Echar un polvo"

     
       ¿Cuál es el origen de la expresión "echar un polvo"? = Fórmula vulgar de referirse al acto sexual. Hay dos teorías sobre el origen de la expresión: “echar un polvo”. ¿Con cuál de las dos te quedas?        Teoría A).- El modismo parece que viene de la costumbre, extendida entre la alta sociedad de los siglos XVIII y XIX, de consumir polvo de tabaco, conocido como rapé. Este polvo se aspiraba por la nariz y provocaba molestos estornudos, por lo que los consumidores de rapé se retiraban a otra sala para echarse unos polvos en la nariz. Esta excusa se comenzó a utilizar para ausentarse en las reuniones y tener furtivos encuentros sexuales con alguna amante secreta. Si alguien se ausentaba para, supuestamente, consumir rapé, cuando se preguntaba por él, se decía que se había ido a echar un polvo. De ahí que, al convertirse en una práctica común lo de esos encuentros amorosos ocultos, se acabara aplicando el término "ir a echar un polvo" al acto sexual.
      Teoría B).- Según esta segunda teoría, la expresión tiene su origen en la conocida frase litúrgica de la Biblia (Libro del Génesis III, 19): "Pulvis es, et in pulverem reverteris". (“Polvo eres y al polvo volverás”), popularizada como “Del polvo venimos y en polvo nos convertiremos”. El ingenio popular y el doble sentido que adquiere la frase, hace que se interprete lo “del polvo venimos” como el acto sexual. A partir de ahí, la equivalencia “polvo” = "coito" está servida.
      Elige tú teoría preferida, y coméntalo.  
     Por último: Si quieres conocer unas cuantas y placenteras maneras de: hacer el amor – copular – echar un polvo, solo tienes que leer el capítulo 21 de la novela “La Ciudad Negra”, y tendrás un fin de semana increíblemente placentero. Inténtalo.

Leer más...

sábado, 19 de septiembre de 2015

La cultura está de LUTO

Leer más...

martes, 14 de julio de 2015

políticos y La Ciudad Negra

Algunos políticos vuelven a interesarse por la novela más comprometida del momento: "La Ciudad Negra"
"

Leer más...

jueves, 9 de julio de 2015

Fragmento de la novela: “La Ciudad Negra” ©

Fragmento de la novela: “La Ciudad Negra” © … pero después de leer las primeras palabras, todo mi cuerpo se estremeció, pues me di cuenta que la letra con la que estaba escrita aquella carta era muy distinta a la que yo conocía. Alguien estaba suplantando al … desaparecido. Miré a esos ancianos padres, orgullosos de su hijo, contentos y satisfechos con la carta que habían recibido de él, y me dije que no podía romper esa ilusión, la mayor ilusión que seguramente les quedaba para lo poco que les restaba de vida, y pensé que ninguna verdad, por muy importante que fuera, debía estropear la felicidad de aquellos dos venerables ancianos. Los dejé junto a la lumbre, ella agarrándole con ternura una de sus manos, mientras él pasaba los dedos de la otra por el níveo cabello de ella. Un deseo de feliz navidad fueron las últimas palabras que nos intercambiamos.
      La voz del escritor se quebró al terminar, y en sus ojos apareció un punto acuoso donde se reflejaba un emotivo recuerdo hacia aquellos viejecitos a los que nunca más volvió a ver. Esther permanecía callada, pensativa, sin saber cómo reaccionar; el actual arzobispo de la diócesis, Monseñor, al que ella quería y respetaba, era la misma persona que aparecía en el relato del escritor…
Leer más...

jueves, 25 de junio de 2015

Tal vez Dios... NO

Leer más...

martes, 23 de junio de 2015

Fragmento de la novela: La Ciudad Negra

Fragmento de la novela: “La Ciudad Negra” © "… Pero la leyenda cuenta, que de todos los que entraban por la gran puerta que daba paso al claustro del monasterio, casi nadie volvía a salir, y los pocos que lo conseguían, siempre lo hacían de noche, trepando y escapando por los altos muros, huyendo como si el mismísimo diablo los persiguiera; y sigue contando la leyenda, que muchos de los que lograron salir volvían con el pelo totalmente blanco, como si un espanto indescriptible se les hubiera aparecido, y sin descansar ni un momento abandonaban aquellos parajes para no volver nunca más; otros habían quedado mudos para siempre, no se sabe si por temor a contar lo que habían vivido o porque algún hecho aterrador los hubiera dejado sin habla…"ç
Leer más...

Tal vez... Dios NO exista

Leer más...

sábado, 13 de junio de 2015

Feria del Libro de Madrid-2015

Firmando en la feria del libro de Madrid
La novela "La Ciudad Negra" en la Feria del Libro de Madrid 2015
Leer más...

jueves, 4 de junio de 2015

Feria del Libro de Madrid 2015



Leer más...

viernes, 29 de mayo de 2015

El Guardián - A voz en cuento

Pulsa en el enlace y escucha:
http://www.ivoox.com/guardian-relato-antonio-blazquez-madrid-audios-mp3_rf_4551967_1.html

Leer más...

viernes, 24 de abril de 2015

Día del Libro

Leer más...

viernes, 13 de marzo de 2015

"Admonitum": LIBROS RECHAZADOS POR LA IGLESIA

¿Acaso alguien puede dudar de que aún en los tiempos actuales la Iglesia Católica sigue intentando controlar lo que “sus feligreses” deben leer o no leer?
Hace ya más de 48 años el Papa Pablo VI eliminó el registro (Index Librorum Prohibitorum) de libros prohibidos por la Iglesia (desafortunado registro donde estaban incluidas obras tan “blancas” como El Lazarillo de Tormes o Madame Bovary). Pero la tentación de seguir controlando todo lo que debe entrar en la mente de los creyentes sigue muy viva entre los Jerarcas de la Iglesia Católica, y por eso, El Vaticano hizo públicas nuevas regulaciones acerca de libros, escritura y medios de difusión, y como consecuencia de ello, aún en nuestros días las autoridades eclesiásticas tienen el poder, y lo ejercen, de emitir una “advertencia” (admonitum) sobre los riesgos de leer algunas publicaciones no recomendadas por ellos. En la práctica, se trata de un aviso de: “cuidado, esto no es bueno y va contra la moral de la Iglesia”, sobre una determinada obra. En resumen, aunque hayan cambiado las formas, en el fondo siguen queriendo controlar a cada uno de los mortales, para que no lean aquello que pueda dejar al descubierto sus embarazosos y graves secretos humanos o sus grandes contradicciones religiosas.




Leer más...

domingo, 11 de enero de 2015

Reseña Literaria sobre "La Ciufdad Negra"

Reseña literaria de la novela "La Ciudad Negra", por el crítico literario: Paco Marín

http://www.cartagenaactualidad.com/2015/01/centesima-decimo-segunda-entrega-del-rincon-literario-por-paco-marin/ Leer más...

viernes, 26 de diciembre de 2014

"memes" sobre "La Ciudad Negra"

Leer más...

domingo, 30 de noviembre de 2014

La Ciudad Negra

Decía Oscar Wilde: "El mundo llama inmorales a los libros que le explican sus propias vergüenzas". Y esta novela: "La Ciudad Negra" es uno de esos libros. Si te atreves a leerla la tienes en: www.amazon.com.es - www.editorialamarante.com - www.lacasadellibro.com, y en diversas librerías de tu ciudad. Leer más...

Gracias a todos

Gracias a todos por estar allí. Gracias por el mucho interés que despertó el libro. Gras por compartir el momento especial de la presentación de mi novela: "La Ciudad Negra" Leer más...

Presentación en Madrid

Presentación de la novela: La Ciudad Negra en Msdrid Leer más...

jueves, 23 de octubre de 2014

Presentación en Salamanca

Leer más...

viernes, 26 de septiembre de 2014

La Ciudad Negra

Una portada que dentro de poco tiempo recorrerá las librerías de medio mundo ((ilusión que no falte)
Leer más...

martes, 24 de junio de 2014

MANUSCRITOS RECHAZADOS

EL SORPRENDENTE ASUNTO DE LOS MANUSCRITOS RECHAZADOS (Por Isaac Belmar)

   En 2005 un joven escritor que nadie conocía envió ilusionado los primeros capítulos de dos de sus manuscritos a nada menos que 41 editoriales y agentes. Tras la proverbial espera, recibió 20 respuestas. Todas menos una eran rechazos. Una agente literaria había expresado interés, pero sólo en una de las obras. La otra, aunque la reconocía como original, no le pareció lo bastante interesante. ¿Conclusión? Un 98% de rechazo, ya fuera en forma de silencio o, casi siempre, de una carta estándar con motivos educados y sospechosos. Pero bueno, a pesar del casi unánime rechazo, una agente estaba dispuesta a pelear al menos por uno de sus libros. Cuando llegó la hora de dar el siguiente paso en el proceso, fue imposible. ¿Por qué? Porque no existía tal joven escritor. Tras los envíos estaba un periódico, el Sunday Times. que mandó los primeros capítulos de dos novelas que habían ganado el premio Booker, uno de los más prestigiosos del mundo. Una de las novelas era In a free state de V.S. Naipaul, que recibió el Nobel de Literatura cuatro años antes, la otra era Holiday de Stanley Middleton. Le cambiaron los nombres de los personajes, pusieron como autor a un desconocido y las editoriales no sólo no reconocieron ninguna obra, sino que las rechazaron porque no las veían con “calidad suficiente” para su catálogo. El libro por el que se interesó la agente, por cierto, fue el de Middleton. La escritura del premio Nobel se encontró con un 100% de rechazo por parte de las editoriales.
   Mucha gente se lanzó a conclusiones rápidas sobre un experimento que podría matizarse hasta el infinito. La más sonora de ellas era que las editoriales y los supuestos expertos en el tema, no son capaces de reconocer una buena obra cuando la tienen delante. Aunque obviamente hay parte de razón, no creo que el tema sea tan simple. Para empezar porque, como en muchos asuntos, a lo mejor partimos de supuestos equivocados y así es imposible encontrar conclusiones correctas. No sé muy bien por qué alguien cree que una editorial busca la calidad necesariamente. Una editorial es un negocio y como tal lo que quiere es vender e intenta ojear manuscritos que vendan. Si hoy día las editoriales pudieran volver al pasado sabiendo que 50 sombras de Grey iba a ser el éxito que fue, todas las grandes sin excepción pujarían por el manuscrito. Y no es algo necesariamente malo ni bueno, no hay por qué juzgarlo, es lo que hay. De hecho, el experimento del Sunday Times se ha dado una y otra vez. Doris Lessing pensaba que le publicaban porque ya se había hecho un nombre, dando igual lo bueno que fuera lo que escribiera, así que para una de sus obras probó a enviarla bajo pseudónimo. 100% de rechazos fue el resultado. Cuando Stephen King probó a ser Richard Bachman, vio que nadie le valoraba ni vendía, lo mismo pasó con J.K. Rowling hace poco. Publicó un thriller haciéndose pasar por un autor desconocido. La crítica fue benévola con el libro, pero apenas vendió nada. Cuando un periódico descubrió por casualidad quién estaba detrás (se supone que les mosqueó que un desconocido tuviera el mismo agente que Rowling) el libro se convirtió, en menos de veinticuatro horas, en número uno en ventas. Y todos cantaron las alabanzas. El caso más sangrante de estos experimentos, el que más corroboraría esa explicación simple, ocurrió en Francia. Claire Chazal es una presentadora de noticias francesa que, además, es una celebridad en su país y escribe. Con su novela La institutriz, publicada por la editorial Plon, tuvo un enorme éxito y fue el libro de la temporada que todo el mundo leyó. Pero la revista Voici decidió comprobar qué pasaba cuando cambiaban los nombres de los personajes y de la autora, dejando la historia tal cual. Pues lo que pasó es que todas las editoriales a las que enviaron el manuscrito no sólo no lo reconocieron, sino que lo rechazaron porque no merecía la pena. Y por si se lo está temiendo, la respuesta es sí, una de las editoriales que la rechazó era Plon, que no reconoció a su hijo favorito cuando lo tuvo delante y además pensó que no valía. Nadie vio supuesta calidad literaria, ni potencial de ventas y una ni siquiera vio que ella misma lo había publicado. Como en muchos temas, no tengo clara la moraleja de todo esto y no sé ni si la hay.
   Las conclusiones que son rápidas y simplistas, sobre este asunto y cualquier otro, me parecen superficiales y cortas. Pero son historias interesantes. Decir lo que pienso sobre el tema, matizarlo y todo eso, me ocuparía demasiado. Me quedo con las historias, que son curiosas, y que las conclusiones las saque cada uno.
Leer más...

martes, 27 de mayo de 2014

La Otra Parte del Muro

La modestia no abre ningún camino ni lleva a ninguna parte, por eso os propongo escuchar atentamente este Podcast, que llega a todos los amantes de la buena literatura a través de una gran voz. Pica directamente en este enlace, y relájate y disfruta durante unos minutos.
http://www.ivoox.com/otra-parte-del-muro-relato-de-audios-mp3_rf_3158986_1.html Leer más...

jueves, 22 de mayo de 2014

MATAR AL LECTOR

                      ¿Quién está empuñando el traicionero puñal que puede terminar con los lectores? ¿Quiénes son los máximos artífices de esa ofensiva incruenta, pero muy eficaz, que pretende acabar con esa rara avis que son los buenos lectores? Cuando uno se hace estas preguntas, y reflexiona sobre ello, llega a la lamentable conclusión que los mayores culpables de este “genocidio literario” son, precisamente, las EDITORIALES.
    ¿Existe la TV-basura?, SÍ. ¿Existen los libros-basura?; desgraciadamente no nos queda más remedio que contestar que SÍ, y cada vez más y más.
     Si los premios literarios de gran renombre (y algunos otros de menor nivel) ya están corrompidos de por sí, pues su concesión se basa en la más pura mercadotecnia, dejando al margen cualquier atisbo de buena literatura, ahora también vemos, día a día y sin parar, cómo los únicos libros que se promocionan, se publicitan y se colocan en las primeras líneas de las librerías son todos aquellos que han sido “hechos a medida” y firmados por algún personaje o personajillo, popular o popularcillo, de los que pululan por los platós televisivos, o de los que prestan su voz, escasa de sabiduría la mayor parte de las veces, en tertulias varias y diversas.
    ¿Y este torbellino de libros hechos a medida con firmas de famosos o famosillos, es inocuo? ¿Acaso no tiene ninguna repercusión sobre ese especial cosmos donde cohabitan los lectores? Solo cabe una respuesta: es el arma perfecta para ir exterminado a los lectores existentes, y el medio más efectivo para cerrar las puertas a todo el que esté interesado en entrar en el mundo de la lectura. ¿Y quién está promoviendo (queriendo o sin querer) todo esto?: LAS EDITORIALES, aunque sea muy difícil  de comprender.
    Todas las mañanas nos podemos desayunar con la noticia de algún libro que ha escrito(?) alguno de esos personajes considerados populares, y que una editorial lanza al mercado a bombo y platillo. La última con la que me he encontrado es con una novela que, al parecer, va a estar firmada por una tal Raquel Sánchez Silva (Tele5 dixit), escritora(?) que declara, sin ningún rubor, que ha escrito la historia a ratitos, entre programa y programa, y que automáticamente ya está preparada para que se la publiquen (Planeta, por supuesto), sin que haya dedicado ni un solo día a releerla y releerla, a corregir y corregir y corregir… (como hace cualquier escritor de verdad). Al menos les podían enseñar cuales son los procesos mínimos que exige cualquier creación literaria, para que no metan la pata en las entrevistas promocionales que les programan. Aunque pienso, y estoy convencido de ello, que ni al supuesto autor/a ni a la editorial de turno eso les importa mucho; buscan la “pela” y solo la “pela”.
   ¿Pero por qué me atrevo a afirmar que con todo este entramado de falsos autores y libros preparados ad hoc se está MATANDO AL LECTOR? Hagamos un examen rápido y somero:
    ¡) Si ‘A’ (nuevo lector) compra uno de estos libros tan publicitados y con tan poca esencia literaria, lo más seguro es que se desilusione de inmediato, y no vuelva a gastarse ni un euro más en ningún otro, pues la lectura debe procurar placer y entretenimiento, algo que en modo alguno va a encontrar en esos libros. Resultado: esa persona (posible lector) va a dedicar su tiempo libre a cualquier otra actividad que le resulte grata, dejando de lado la lectura.
    ¡¡) Si ‘B’ (lector esporádico) adquiere, porque es lo primero que ve en el stand de la librería, cualquiera de esos libros preparados para el consumo inmediato y faltos de cualquier otro interés, es muy posible que se aburra muchísimo cuando lo lea, y que decida cambiar sus preferencias de ocio. Resultado: una más que probable deserción en masa de este tipo de lectores, que buscarán otras formas de pasar el tiempo alejadas de la lectura.
     ¡¡¡) Si “C” (lector habitual y riguroso) termina contaminado por esta nefasta política editorial, y se deja arrastrar por la potente maquinaria publicitaria que despliegan las editoriales para venderle (o más bien colocarle) sus libros, mucho me temo que acabe hartándose de tener que estar apartando continuamente la paja del grano. Resultado: buscará repartir su tiempo libre entre otras actividades menos contaminadas intelectualmente, y se irá apartando de los libros poco a poco, aunque nunca los olvide.
    Inevitable conclusión: Aunque sea muy difícil de entender, la triste realidad es que las propias editoriales están abriendo el camino que les llevará hasta ese lugar donde alguien les tiene preparada su tumba, para mayor gloria y satisfacción de los políticos oficiales (que quieren a un pueblo ignorante), y para desconsuelo de los amantes de la buena literatura.
     Si alguien del mundillo editorial quiere saber cuál es el final que les espera, solo tiene que fijarse en las que fueron en su día todopoderosas empresas discográficas, que siguieron la misma política de tierra quemada que en la actualidad están siguiendo los editores de libros, y que ahora andan, como almas en pena, echando la culpa de todos sus males a los otros (Internet, piratería, etc. ), cuando la única verdad es que no supieron, o no quisieron, dedicar su tiempo a promover la buena música, en lugar de pensar solo en el dinerito fresco e instantáneo.
     Habrá quienes sean unos optimistas antropológicos, y no compartan esta teoría; a esos les pido que anoten en su agenda o en su diario este vaticinio, para que puedan comprobarlo y verificarlo pasado algún tiempo: LAS EDITORIALES ESTÁN MATANDO A LOS LECTORES Y, EN CONSECUENCIA, CAVANDO SU PROPIA TUMBA.
    Me gustaría que no fuera así, pero creo, sinceramente, que mi pronóstico no es una predicción de adivino barato, sino una realidad que veremos no tardando mucho, para desgracia de los escritores y de los lectores.
Leer más...

viernes, 16 de mayo de 2014

La pobreza de los premios literarios


¿Por qué la mayoría de los concursos y premios literarios sucumben a la simpleza y rechazan todo aquello que huela a verdadera creación literaria?
La única respuesta que puedo encontrar a esta pregunta, es que buena parte del común de los jurados (esas gentes que presumen de instruidas), confunden el conocimiento de las reglas de expresión escrita con el verdadero talento creativo, talento creativo exigible a cualquier obra que pretenda llamarse “literaria”.

 

Leer más...

domingo, 30 de marzo de 2014

Recorrido Circular

SOLO ESCUCHA y... disfruta de la suave sensualidad de las palabras http://avozencuento.wordpress.com/2014/03/18/recorrido-circular/

http://www.ivoox.com/recorrido-circular-audios-mp3_rf_2933029_1.html?autoplay=1 Leer más...

martes, 18 de marzo de 2014

Auge y caída de los premios literarios en España

… Los galardones literarios en España están en plena recesión. Hace unas semanas se entregó el Primavera de Novela al televisivo Màxim Huerta. Convocado por la editorial Espasa y el Ámbito Cultural de El Cortes Inglés, contaba con una cuantía golosa: 100.000 euros para el ganador (adelanto a cuenta de las futuras ventas). Sucede que, hasta 2012, el Primavera daba 200.000 euros al ganador y 30.000 al finalista (categoría ahora desaparecida). Respaldado por el todopoderoso Grupo Planeta y creado en 1997, el Primavera ha reducido su desembolso a menos de la mitad.

Leer más:  http://www.elconfidencial.com/cultura/2014-03-16/auge-y-caida-de-los-premios-literarios-en-espana_102136/#lpu6Exn0OhTimOCT

Leer más...

viernes, 7 de febrero de 2014

TÉCNICA CUT-UP

Violando todas la reglas del lenguaje

    Cansado de tanto encorsetamiento, de tanto seguir las normas establecidas, de aguantar que los auto-llamados “entendidos” del mundillo de las letras nos marquen las pautas (sin salirse de los cánones establecidos), aburrido de escuchar insulsas críticas literarias de esos múltiples personajes (filólogos, académicos, directores de cursos de supuesta creación literaria, y profesores de esas múltiples y variopintas escuelas de escritores que han nacido como hongos en cada esquina), que solo valoran con un bien una obra si está escrita siguiendo las muy tradicionales (y políticamente correctas) normas gramaticales, sintácticas y semánticas, pienso, creo y estoy convencido que ya es hora de liberarse, de rebelarse contra lo establecido y de romper con lo impuesto.
    Propongo a todo el que escriba y que esté de acuerdo con lo que yo pienso, que, para alejarnos de la monotonía y simpleza de una literatura que se muere de aburrimiento, volvamos a retomar la “técnica Cut-up”, técnica que, como bien sabéis, intenta romper con la linealidad de la literatura común.
    En los años 50 el pintor y escritor Brion Gysin desarrolló el método después de haberlo descubierto accidentalmente. Él había colocado hojas de periódico sobre una mesa para protegerla mientras cortaba papeles con una hojilla de afeitar. Luego de cortar sobre los periódicos pudo notar que las páginas recortadas mostraban interesantes yuxtaposiciones. Comenzó a cortar en secciones, deliberadamente, artículos de periódicos, para luego reordenados al azar en un nuevo texto, y después escribir sobre la prosa combinada tratando de compensar por los rompimientos en el sentido obtenido. Julio Cortázar también utilizó la técnica frecuentemente en Rayuela.
    William S. Burroughs, perteneciente a la Generación Beat, es uno de los escritores más identificados con esta técnica experimental y rupturista. No se debe considerar esta experimentación como algo sin objetivo. La peculiar filosofía de Burroughs, que en definitiva es la que ha dado trascendencia a su obra, es casi mesiánica. Según Burroughs, el ser humano está alienado por el lenguaje. Considera que el lenguaje (y las normas gramaticales y sintácticas que le caracterizan) es un organismo parásito, un virus, que ha elegido nuestras mentes como hábitat. El problema se complica porque los seres humanos infectados no saben que lo están.
    Para Burroughs, la auténtica revolución no es de índole social, sino mental. Deshacerse del virus lenguaje es el primer paso. La guerra contra este virus establece una continuidad en gran parte de su obra, donde los protagonistas (humanos, extraterrestres, seres inorgánicos, demonios) están claramente de un bando o de otro y se enfrentan violentamente, sin reglas de ningún tipo.
    Los esfuerzos de este autor por trascender las reglas del lenguaje consiguen finalmente destruir esa tiranía inherente, de tal manera que Burroughs consigue expresar imágenes y mundos como nadie ha podido antes. No se puede afirmar, empero, que haya conseguido este objetivo desde el primer momento. Las obras anteriormente mencionadas en ocasiones rozan la ilegibilidad y exigen un esfuerzo considerable por parte del lector. No es sino hasta su madurez, con la trilogía Ciudades de la noche roja, El lugar de los caminos muertos y Tierras del occidente donde este autor consigue el equilibrio entre accesibilidad, experimentación y revolución. En estos tres libros la destrucción del lenguaje se lleva a cabo de manera tan sutil que en la práctica el lector no se da cuenta de que en realidad el texto está violando todas las reglas del lenguaje, logrando además que el texto se transforme en imágenes de modo fluido.
    Su modo de escribir, en especial su uso de la técnica cut-up, ha repercutido e influido en la forma de escribir de músicos como Ian Curtis, David Bowie y Patti Smith, declarados admiradores del escritor.
Leer más...

domingo, 26 de enero de 2014

"los premios literarios son una forma de corrupción"

  El veterano editor Constantino Bértolo, que cumple diez años al frente del minoritario sello Caballo de Troya, perteneciente al grupo Penguin Random House, ha dicho a Efe que "los premios literarios son una de las formas de corrupción más claras de este país". 
 "Sorprende que los autores que han participado en ese tinglado de los premios se rasguen luego las vestiduras hablando de la corrupción de los demás; yo no los disculpo aunque entiendo que es difícil llevar a cabo la carrera de un escritor de una manera digna, incluso en lo económico, sin entrar en ese juego", ha añadido. 
  El editor ha matizado que no quiere decir que "todos los premios estén amañados; pero cuando hablamos de premios sabemos de qué premios hablamos".
  Bértolo, que ha intervenido en la Universidad de Sevilla en un encuentro sobre la crítica literaria actual, ha dicho que "la crítica se ha adaptado al papel de mero acompañante del marketing editorial; es como una publicidad que busca cierto crédito y que difícilmente lo encuentra", y ha ironizado diciendo que si habla así es porque, a sus 67 años, su vida laboral está acabando.
  Con internet "la crítica ha engordado, pero no ha crecido, porque sus valores y su selección es la misma; lo más importante no es el texto de la crítica, sino su selección, quién crea la necesidad de leer qué; y eso no lo hace la crítica sino el marketing editorial".
  "Pertenezco a una época en la que los editores leían; hoy un editor que lee es un fracasado; si para publicar algo tienes que leerlo antes, mala cosa", ha añadido Bértolo, por cuyas manos pasan unos 500 manuscritos de narrativa al año, de los que sólo publica una media de ocho anuales.
  Sobre si merece la pena enfrentarse cada año a esos 500 manuscritos, ha contestado con lo mejor de estos diez últimos años de trabajo: "Cuando encuentras un texto nuevo y reconocido, que ha llegado de manera espontánea" y que "si tú no lo publicas, a lo mejor no se publica nunca; en ese momento sabes por qué trabajas y que lo que haces tiene sentido".
  La mayor parte de las novelas que publica no son largas, a diferencia de los superventas habituales, de los que dice que "los 'best-sellers' son como una habitación cómoda, deben ser habitables y, si son grandes, te acogen mejor; pasa como con la habitación del hotel, que tiene televisión, flores y algunas hasta libros". 
  De los 80 libros publicados en Caballo de Troya -nunca más de once al año- cinco no sólo han conseguido una segunda edición sino que han llegado a edición de bolsillo, aunque ha asegurado que si vende 600 ejemplares de media debe estar satisfecho.
  Sobre que un gran grupo editorial mantenga en su seno un sello como Caballo de Troya -momento que aprovecha para ironizar con el significado de ese nombre- ha afirmado que tiene un sentido, primero porque "el capital vende lo que sea" y, segundo, porque "las editoriales independientes o pobres exploran para las grandes" y lo que él hace es trabajo de cantera".
  Cuando se le recuerda que cuando descubrió a Ray Loriga exclamó "por fin, algo que no tiene que ver con el 68", responde que fue porque "el 68, con perdón, después de su derrota se refugió en el sentimentalismo de izquierdas y cultivó el existencialismo de la miseria; y ahí hay cierta cursilería tremendista".
  Como editor prefiere descubrir narraciones en las que se vea "cómo la precariedad anida en el alma, sobre los miedos y los deseos" en los que se desenvuelve la actual generación de mileuristas.
  Sobre qué ha de tener un libro para que lo publique, ha dicho: "Uno siempre tiene en la cabeza el libro que busca; que se enfrente al código dominante, que ofrezca un ángulo inesperado; que no sea experimental pero sí osado, teniendo en cuenta que la osadía puede consistir en plantear una novela muy tradicional; que sea una literatura con capacidad para reflejar un espacio y un tiempo".
Leer más...

viernes, 17 de enero de 2014

DECÁLOGO PARA LOS JURADOS DE CUENTOS

(Opiniones ajenas)

DECÁLOGO FRÍVOLO PARA JURADOS DE RELATOS/CUENTOS

He sido jurado en varias ocasiones y la verdad es que con la práctica he terminado por desarrollar un instinto, una especie de sensor localizador de truños, y hasta una técnica evaluadora políticamente incorrecta:

1. Si el primer párrafo contiene alma, corazón, felicidad o demás zarandajas, me cepillo el cuento.

2. Si es un cuento de nobles sentimientos, muy bien tiene que estar escrito para que no me lo cepille.

3. Los cuentos de actualidad rabiosa (pateras, mujeres maltratadas, putas buenas, niños descalzos, minusválidos perfectos, etc.) también me los cepillo.

4. Los cuentos demasiado asertivos también me los cepillo.

5. Los que me cuesta un huevo entender, porque están llenos de palabros raros (que se nota de lejos que no sabe manejar el autor), también me los cepillo.

6. Los de finales con sorpresita, tipo qué ingenioso soy, también me los cepillo.

7. Los ñoños me los cepillo.

8. Los super-culturetas también me los cepillo.

9. Si aparece el belfo de tu boca o un abuelo que recuerda su primer mes de vida con pelos y señales, me los cepillo.

10. Total, que al final tengo que dar otra vuelta para no dejar mi elección desierta. Por lo que mi método resulta ser completamente ineficaz.
Leer más...

viernes, 20 de diciembre de 2013

Feliz Navidad 2013

                                             La Navidad puede ser aún más feliz con un libro Leer más...

domingo, 3 de noviembre de 2013

Antonio Muñoz Molina en el Premio Pincipe de Asturias 2013 de las letras

Extracto del discurso del escritor Antonio Muñoz Molina en la entrega de los Premios Principe de Asturias 2013 :
     “Escribir empieza siendo casi siempre un sueño o un capricho o una vocación imaginaria. Pero el sueño, el deseo, el capricho, no llegan a cuajar en nada si no se convierte en un oficio…
...  Hay algunas singularidades en el oficio de escribir, como las hay en cualquier otro. La primera es que la necesidad humana que satisface es una de las más intangibles, aunque también una de las más universales: la de saber historias y la de contarlas, es decir, dar una forma inteligible al mundo mediante las palabras…
...  Nos dedicamos, pues, a un oficio más antiguo y más útil de lo que parece. También a un oficio mucho más incierto. Porque en él, y esta es su segunda singularidad, la experiencia no ofrece ninguna garantía, y puede haber una divergencia escandalosa entre el mérito y el reconocimiento. Quien escribe sabe que ha de dedicar a su oficio tantas horas y tantos años como un artesano al suyo, y que sin esa dedicación no logrará completar nada de valor. Pero también sabe que la entrega, por sí misma, no garantiza la calidad del resultado, porque la experiencia y la dedicación pueden conducirlo al amaneramiento anquilosado y a la parodia de sí mismo. Y también sabe que lo mejor unas veces es reconocido de inmediato y otras veces es ignorado, y que lo que parecía mejor a veces se desmorona al cabo de muy poco tiempo, y que una extraña justicia tardía alumbra mucho tiempo después, sin compensación posible, al talento verdadero que no brilló en vida.”
Leer más...

jueves, 24 de octubre de 2013

Esos mal llamados concursos "literarios"

En los fallos de los concursos, mal llamados literarios, nos encontramos casos “chistosos”, como el del Museo de la Palabra (concurso de microrrelatos ya desprestigiado totalmente, a pesar de su corta vida), otros insípidos como el de los “abogados”, otros donde nos cuentan la vida de su gato, cuando murió atropellado por un vehículo de cuatro ruedas y motor ruidoso (sin saber que eso se llama automóvil). También hay bases de determinados certámenes que nos instan a contar historias sobre los dolores de estómago o las alergias del verano, o a defender los derechos humanos (siempre que sean políticamente correctos) y también los inhumanos, y… más y más y más, sin que la literatura aparezca por ninguna parte. ¿Tienen derecho a tener su propio espacio los “chistosos”, y los “abogados”, y los “gatunos”, y los defensores de todo y de nada, y los que padecen dolor de estómago, alergias y enfermedades varias? Por supuesto que sí. Pero alguien tendría que poner algo de orden en todo esto, para no confundir la literatura con los chistes, ni con las enfermedades, ni con esas otras historietas tan diversas y variopintas. ¿Y quién debería intervenir para diferenciar lo que es un certamen literario de lo que es un concurso de chistes (por muy buenos que sean)? ¿Y quién debería explicar las diferencias que existen entre un relato/cuento literario y una bonita redacción de hechos sobre temas diversos, vividos o padecidos? A mí solo se me ocurre pensar que ahí tendría que estar nuestro insigne Ministerio de Cultura, marcando, o al menos sugiriendo, unas normas sencillas, pero clarificadoras, de modo que en las bases de los certámenes convocados por las diversas entidades, asociaciones o fundaciones, quede perfectamente claro el tipo de obra o trabajos que pretenden premiar, para que cada cual sepa dónde y por qué participa. Pero, como todos sabemos, nuestros ministros de cultura a lo que menos tiempo le dedican es, precisamente, a la cultura, por lo tanto, tendremos que seguir tragándonos concursos de chistes e historietas varias disfrazados como si de “verdadera literatura” se tratara, que eso luce mucho para la foto cultural de nuestros ilustres dirigentes y políticos. Yo pensaba (ignorante que soy) que solo existía la tele-basura, pero me voy dando cuenta que también existen los libros-basura y los concursos-basura. Y, por supuesto, un Ministerio de Cultura-basura.

Antonio Blázquez Madrid
Leer más...

domingo, 22 de septiembre de 2013

domingo, 28 de julio de 2013

FABRICANDO UN "BEST SELLER"

Fabricando un 'best seller' – (Bel Carrasco)

Dos kilos cumplidos de amor, preferiblemente escabroso y prohibido, cuarta y mitad de misterio, un buen chorro de sangre caliente y todo bien aliñado con salsa picante a base de sexo más o menos explícito. Si esto fuera la receta para cocinar un best seller, que no lo es, me la quitarían de las manos, incluso más de uno sería capaz de vender a su madre para conseguirla. Y es comprensible porque sólo a base de alcanzar la cota de los libros más vendidos los escritores logran salir de miserias. Picapedreros de las palabras, esforzados galeotes en el mar de la fabulación.
El de escribidor es el oficio más solitario y peor remunerado del mundo del arte, el que exige más horas de remar contracorriente y mayores dotes creativos. No se trata sólo de escribir bien, sino de ejercer de psicólogo, sociólogo, amén de demostrar aguda capacidad de observación, memoria de elefante e ingenio a la hora de concebir personajes con vida propia y tramas que enganchen al lector. En el gremio de la buena y mala letra hay de todo. Autores hartos de fama y gloria que para librarse de la presión que ello supone publican con pseudónimo y otros capaces de lo que sea para estar en el candelabro. Lo primero es lo que ha hecho la madre de Harry Potter, J.K.Rowling al publicar una novela policiaca con el nombre de Robert Galbraith, La llamada del cuco, muy bien recibida por la crítica pero con unas ventas relativamente modestas, 1.500 ejemplares, hasta que se descubrió quién estaba bajo el nombre falso y se agotaron las ediciones lo que demuestra que vende más la celebridad del autor que el título o el contenido de la obra. En cambio a nuestra simpar Lucia Etxebarria, alérgica al el anonimato, se apuntó a uno de esos programas estivales que ella misma calificó de "basura sensacionalista", donde ha montado un buen pollo antes de salir por piernas. No se sabe es si lo hizo por dinero o por puro exhibicionismo. Lo que sí, que es una señora realmente insoportable. Pero vayamos al grano, ¿cuál es el best seller del estío? El duelo en la cumbre enfrenta al veterano Dan Brown (Inferno) y a un joven recién llegado Joël Dicker, autor de La verdad sobre el caso Harry Quebert. El primero no lo he leído, ya tuve bastante con sus dos títulos anteriores, pero sí puedo recomendar el de Dicker como un ejemplo de literatura de entretenimiento con marchamo de calidad. Se trata básicamente de uno de esos relatos caleidoscópicos que sólo a base de unos cuantos cristales, un amor prohibido y la muerte de una joven, consigue deslumbrar con infinidad de cambiantes imágenes. Un ejemplo de las mil caras que tiene la verdad y de cómo el buen escritor las manipula a su antojo para mantener la atención del lector gracias a un impecable estructura. La novela habla también de la crisis de creación, de la amistad entre dos escritores y las estrategias de las editoriales que, en Estados Unidos, pueden contratar a un autor por cinco novelas que aún no ha escrito, como si se tratara de fabricar tractores. Ante la penuria lectora y la incertidumbre del mercado, amenazado por la sombra del ebook, las editoriales intentan amarrar bien sus proyectos, ir sobre seguro con éxitos seguros y eso impide cada vez más el acceso de nuevas voces con lo que magníficas historias se esfuman en el éter. Algunos sellos lanzan ediciones no venales en plan de prueba que se repartan entre críticos y periodistas especializados para que den su opinión antes de la publicación oficial. Best seller que nacen y otros que se hacen. Títulos programados por el marketing editorial y otros que triunfan por sus propios méritos; el boca a oreja que es la promoción más sana y a la larga la más eficaz. Ocurrió con El tiempo entre costuras de María Dueñas o la primera entrega de Millenium de Stieg Larsson. El pasado verano tuvimos el fenómeno Cincuenta sombras de Grey, trilogía de E.L James que enganchó a muchas lectoras de mediana edad de sexualidad insatisfecha y tuvo múltiples imitadores que tocaron la tecla erótica. Cuando el año que viene por estas fechas se estrene la película habrá que soportar otro aluvión de más de lo mismo. Porque, al fin y al cabo, y pese a la libertad de expresión leemos y vemos sólo lo que a unos cuantos les interesa y antoja.
Leer más...

viernes, 12 de abril de 2013

Leer más...